18 junio 2009

HAY QUE “TRATARLO DE ESO, DE PELOTUDO…"

“Tengo que tratarlo de eso, de pelotudo; se quedó leyendo el diario de la década del `70” sentenció Alfredito De Angeli hace poco más de un mes, y agregó en los días subsiguientes que no se arrepentía de lo dicho, asegurando que “lo dicho, dicho está”.

La agresión, tuvo su justificación, según “el torito” en los dichos del “pingüino” acerca del clima destituyente avalado por algunos sectores agropecuarios, que se corporizo en la frase "cambiaron los tanques por tractores”.

Pero como en la Argentina no parece que nunca nos quedemos cortos de algunas cosas –entre ellas de pelotudos-, poco deben sorprender las nuevas declaraciones del dirigente entrerriano, que en días pasados se despachó con una nueva frase que ahora intenta aclarar, como quien quiere apagar el fuego, tirándole kerosene.

La cátedra del dirigente rural fue durante un encuentro que reunió a unos 500 productores agropecuarios, en la sede de la Sociedad Rural de Entre Ríos. Allí este “campechano bonachón” (como se han encargado algunos medios de difundirle la imagen), explicó a los patrones del agro lo que debían hacer en vista de las próximas elecciones: “Yo sé que a mucha gente por ahí no le gusta que yo diga esto –arrancó- hay que juntar los empleados en las estancias, subirlos a las camionetas y decirles a quién hay que votar sino quieren fundirse”.

Toda una clase de democracia, la del tipo.

Claro que apenas sus dichos tomaron estado público, el salió a aclarar que no dijo lo que dijo, igual que cuando lo del lomo a 80 mangos, y el que quiera comer, que garpe. Entonces “Alfredito” explicó por Radio del Plata que él sólo quiso decir lo siguiente: “me expresé mal y me entendieron peor. Lo que digo es que si gana este Gobierno se profundiza el modelo, y entonces va a haber más desocupación y las tranqueras se van a cerrar. Hay empleados que están a 30, 40 kilómetros de donde votar, y que no entienden (la situación del sector). Por eso hay que llevarlos a votar, y explicarlos por quién no votar, por una cuestión de seguridad laboral”

Hecha la aclaración, todo el mundo pudo entenderlo mucho mejor. Incluso, puede entenderse también para atrás; como cuando al calificar de pelotudo a Kirchner, el arrendatario explicó también que “cuando escucho eso –lo del clima destituyente- me pongo tan mal”

Finalmente, si a Néstor K se lo puede tildar de pelotudo por “quedarse leyendo el diario de los ‘70”, ¿cuál es el calificativo para Alfredito, que parece haberse quedado en las metodologías de la década infame?

Como decía Carlitos Bala: Pegá la vuelta Petronilo, la Argentina te queda chica. (Pelotudo, también)