10 mayo 2011

MALDITA SEGUNDA VUELTA


"Queda claro que la segunda vuelta va a estar entre el PRO y el kirchnerismo", afirmó Mauricio Macri el 16 de febrero último, aventurando un resultado para las próximas elecciones presidenciales. Para no hacer la cuenta, lo dijo hace apenas 83 días. 1992 horas, nada más.

Fue apenas unos meses después de anunciar su “sueño del pibe”, que era pelearle a Néstor Carlos, la presidencia en segunda vuelta –también conocida como Ballotage-…

Sin embargo, esta misma mañana, Mauri aceptó que es imposible una definición en primera vuelta, ahora, para decidir al jefe de gobierno de porteño, cargo al que aspira para hacer su mejor aporte a la Argentina, según sus propias palabras, y dejando de lado el “sueño del pibe”.

Así las cosas, el ballotage -porteño- estipulado para el 31 de julio resulta según la definición del hombre Pro, “una lástima, porque eso obliga a algo molesto y costoso para toda la población: ir dos veces a elecciones”.

“Pero es así como está escrito –se lamentó- hace imposible que la ciudad decida su elección en la primera vuelta”.

Notable desprecio por el sistema electoral vigente, cuando el mismo no lo beneficia. Alguien debiera acercarle el documento que rubricó hace menos de dos meses junto a una parte de la oposición "en defensa de la democracia"