19 febrero 2009

Fuck Facebook

“Después de las críticas en todo el mundo…” dicen los medios de todos lados, facebook decidió dar marcha atrás con la granhijaputez que se le ocurrió blanquear hace pocos días al cambiar los términos de uso, y decir al mejor estilo Gollum, “este tesoro es mio, mio y sólo mío”.

El tesoro, claro está, son los datos personales, el material y todo lo que millones de personas decidieron confiar, a un tipo llamado Mark Zuckerberg, que tan solo por su cara prístina e inocente debería hacerse meritorio de un buen grado de desconfianza.

Hace unos días la empresa californiana –como las lombrices- había modiicado oficialmente sus términos de uso, a fin de tener dominio ilimitado sobe los contenidos de los usuarios de la “red social” más grande del mundo. (Es increíble como el término “red social”, le da un aire progresista y humanístico a algo que no es más que otro engranaje de la globalización capitalista.

Y cuando digo “oficialmente” es porque los términos ya se habían modificado en las prácticas, tiempo antes de que las letras aparecieran para que el usuario tildara el box “si acepto”.

“Basados en el Feedback”, dijo Fuckerberg, que decidió echar marcha atrás con la modificación, y los medios publicaron que con eso “puso freno a la catarata de críticas mundiales de los usuarios”.

Lo primero es una mentira. ¿Qué feedback? ¿qué manera es esa de llamar al principio de incendio?¿Feedback es como "fuego amigo", "daños colaterales", y toda esa terminología asquerosa a la que nos fuimos acostumbrando?

Lo segundo, si fuera cierto, sería el peor error de los usuarios. Ningún freno. No hay victoria que festejar.

Lo que hizo este muchacho, fue lisa y llanamente mostrar la hilacha, cagarse en la confianza, y aprovecharse de las circunstancias. ¿Quién podría creer que alguien que pudiera planificar un monstruo como Facebook, no tuvo en cuenta las consecuencias de esta “pequeña modificación”.

Si los usuarios tuvieran un bit de cerebro, abandonarían el servicio, continuarían dándose de baja, no detendrían ninguna acción legal –si la hubieran emprendido-, o como en mi caso ni en pedo aceptarían la invitación de ningún amigo para unirse a esta “comunidad”.


Y como diría el mono de Kapanga: "facebook: la reconcha de tu madreeeeeeeeee".