05 mayo 2010

NAPOLEÓN Y LOS DELIRIOS DE GRANDEZA


La Juventud Radical, lanzó en estos días una campaña para manifestar su desacuerdo con la designación de Néstor Kirchner como Secretario General de la UNASUR.

Con unos afiches digitales, en los que caricaturizan al ex presidente argentino, caracterizandolo como Napoleón Bonaparte, con un mapa de la América del Sur de fondo, y que prometen imprimir para engalanar la vía pública, los vástagos radicales intentan transmitir su posición.

Hasta ahí, el debate de ideas. Bastante pobre. Bastante obvio. Bastante más de lo mismo: Me opongo por oponerme, para diferenciarme y en definitiva, para que mi sector tenga chances en la próxima elección, aunque al conjunto de la sociedad las chances se le recorten porque no se les cae una idea.

Nahuel Ibazeta, el “presidente” de la Juventud Radical nacional consiguió así sus 15 minutos de micrófono y explicó la grandeza del motivo de la campaña: “la designación es un retroceso en cuanto a la integración regional” dijo, para agregar que “...una persona que no escucha a su propio frente electoral, poco puede hacer por la región, esto es un retroceso".

Ibazeta, acumula en su trayectoria haber sido presidente del Comité Distrital de Rivadavia Rivadavia Zona Norte (San Juan) en dos períodos; Secretario de Acción Legislativa del Comité Provincia de la Juvetud Radical de San Juan; haber presidido el Comité Departamental de Juventud Radical de Rivadavia; y hallarse al frente del Comité Provincia de la JR en dos períodos. Ah, por si eso fuera poco, en 2007 fue candidato a 1° concejal por el Dpto, Rivadavia, cargo que obviamente no logró.

Con esos pergaminos, Ibazeta ha conseguido la calridad para entender que la designación de Kirchner es un “retroceso” para la integración regional.

Lamentablemente, los 12 Presidentes de las naciones de América del Sur, entre los cuales se encuentra Ignacio Da Silva (Lula), uno de los políticos más influyentes del mundo, no tuvieron la posibilidad de charlar con el presidente de la JR. O de ver los afiches, antes de promover a Kirchner para la secretaría general.

Qué cagada.